Pinchad en la foto....

Biografia de Jorge Girbau Bustos


(Vitoria Gasteiz, 1977)

Premiado en certámenes literarios de poesía y prosa. Empezó su vida literaria en el grupo cultural: El enigma (1994 – 1995) y en el fancine ¡Qué pasa por la calle! (1994 – 1996). En 1998 perteneció al grupo cultural Entrecomillas. Colaborador de la revista Pa qué tenteres coordinando la pagina de colaboraciones (1999 – 2001). Co-director de La botica, revista literaria (Octubre 2000 – Diciembre 2011). Colaborador en la emisora local: OLA!19 realizando un programa de entrevistas culturales LUCES DE LA CIUDAD, siendo el responsable cultural de dicho medio de comunicación (2005 – 2010).

Ha escrito artículos sobre eventos culturales de su ciudad (Vitoria-Gasteiz) en el blog de VTV (2010 - 2011). Y ha sido colaborador cinematográfico en: Falsaria, red social (Diciembre 2011 - Junio 2012), en: Culturamas, la revista de información de Internet (Diciembre 2012, Mayo 2013) y en: El librepensador, opinión independiente (Septiembre 2012, Enero 2013).

Ha publicado en numerosas revistas literarias, revistas especializadas en cine, catálogos de arte, ha hecho lemas para campañas solidarias, ha puesto textos a agendas culturales, ha sido componente de jurados en certámenes de literatura, participa en recitales literarios y ha escrito obras dramáticas para compañías de teatro.

Actualmente escribe artículos cinematográficos en:

Facesonthebox (Agosto 2012) http://facesonthebox.blogia.com/

Ha publicado su primer libro (Abril 2011, en formato on-line, con la editorial digital La ovejita e-books, en el que reúne una selección de sus relatos: Minucias. Situaciones o relatos cotidianos, ha sido escogido en una antología, en papel, de escritores titulada: Poética Armilar, que ha publicado la editorial de Madrid LápizCero Ediciones (Junio 2012), y ha publicado su primer poemario, en formato papel, El camino de las verdades con LápizCero Ediciones (Diciembre 2013). Es miembro de CIÑE (Circulo independiente Ñ de escritores).

sábado, 8 de mayo de 2010

GRAN MALABARISTA



Debemos desconfiar unos de otros. Es nuestra única defensa contra la traición.

Tennessee Williams







Es fácil desconfiar cuando sólo te dan desconfianza en las comidas…

¿El mundo es inseguro o los inseguros son sus habitantes?, hay que razonar fuera de nuestras corazonadas porque las corazonadas no llegan a ser ni un espejismo de la vida.
Adoro a la gente idealista porque pueden cambiar las Leyes Universales, y tal vez con eso seamos un poco más felices dentro de la desconfianza que nos aleja del futuro.




Pero nos encontramos siempre mirando las cosas que se guardan en baúles…


Sé que hay aviones cubiertos de ceniza en nuestra mente, sé que mirar fotos de nuestros días de reyes y príncipes nos pone melancólicos, pero gracias a Dios sabemos desconfiar de las ratas, gracias a Dios todavía no hemos llegado al final porque sabemos comprender.


Los derrumbamientos todavía no son de chocolate sino de especulación, las riquezas son para un ladrillo; y la poesía: ¿Existe la poesía?, hoy reconozco que la poesía es un espejismo de la desconfianza. ¡Somos jueces, sumos sacerdotes de la tontería!, de una tontería interminable y confusa.

Renegar de todo es sano; renegar de todo se hace sano cuando sabes lo que estas haciendo. Cuidarte o descuidarte, depende de la ocasión, depende de los juegos malabares.


(JUEGOS MALABARES)




- Hay que controlar a la pelota porque no se puede escapar: ¡Ahora esta arriba… Ahora abajo…! , así continuamente, engañando al niño, siempre que se le pueda engañar.


Así, de esta manera tan especial, vive un malabarista haciendo de la agilidad un ARTE. Engaña al clérigo y al profesor de matemáticas. Pero, ¿tenemos que desconfiar de sus manos, de su corazón, de sus sueños… Tenemos que desconfiar del creador y dar alas de libertad a la política?. Es necesario conocernos antes de salir al escenario para que nos abucheen, es necesario elegir nuestros propios juguetes para desconfiar.

Y una vez allá, en esas tres paredes:
Alimentar los pecados veniales de Adán y Eva para que ellos sean otra vez felices.

Una vez en el escenario es necesario jugar a la pelota, y no perderla de vista.

Hay que controlar lo que no se puede controlar.

Hay que desconfiar... Siempre hay que desconfiar del más cercano y del más lejano.




Hay que ser un gran malabarista.